Hechos Y Figuras Del Anarquismo



Son muchos los intelectuales que han analizado el anarquismo en el Perú como un fenómeno ideológico e intelectual que se incorporo a nuestro desarrollo histórico a partir del Positivismo y el cientificismo de fines del siglo XIX. Así, Augusto Salazar Bondy, Beatriz Benoit de Velazco y David Sobrevilla, no logran acercase a la realidad de los hechos, al tratar de circunscribir el anarquismo a un circulo de personas ilustradas llegadas desde Argentina o Italia, además de reconocer solo a Manuel González de Prada y Ulloa como único anarquista peruano. Estos intelectuales cumplen un objetivo de la clase burguesa: mentir. Por el contrario de lo que piensan, proponen y difunden, el anarquismo en el Perú presentó una acción social de lucha y cambio muy importante.

Más allá de la obra creadora e iluminadora de González de Prada, se encuentran los trabajos y las acciones de cientos de hombres y mujeres peruanas que lucharon desde el anarquismo y las clases trabajadoras proletarias con la aspiración de construir una sociedad distinta al capitalismo liberal e imperialista.

El compañero Delfín Lévano, leyendo La Protesta

Sobre Manuel González de Prada se ha escrito mucho, desde los infantiles e inútiles trabajos de L. A. Sánchez, Hugo García Salvatecci y Haya de la Torre. En estas líneas presentamos a otros personajes.
Esther del Solar
Eulogio Otazu es otro anarquista importante. En 1911 convoco a un paro general en solidaridad con la huelga de artesanos; esto demuestra su gran identidad y conciencia de clase proletaria contra la burguesía. El paro general fue combatido-como siempre- con la detención de los dirigentes Justo González, Celso Chirinos y Arturo Salazar. Entonces Otazu tomó la dirección del movimiento y logró la libertad de sus camaradas de trabajo, además de conseguir que el Estado atienda los reclamos de los artesanos trabajadores. Trabajadores e intelectuales como Juan Tassara, Adolfo Saurre, Pietro Ferrari, Diego Uribe y Francisco Loayza practicaron la poesía como un medio para la denuncia, el esclarecimiento y la agitación social, publicando bellos poemas sociales. Francisco A. Loayza, además, publico el semanario FRAY K. B. ZON entre 1906 y 1910 y su folleto titulado LLAMARADAS fue publicado por la imprenta proletaria.

Un personaje importante que trabajó intelectualmente para el esclarecimiento del proletariado norteño fue Julio Reynaga, trabajador chalaco que llego a Trujillo a fines del XIX y rápidamente se incorporo a las luchas de los trabajadores cañeros de las haciendas norteñas. Junto a Tomas Morales
Jesús Riera era otro trabajador anarquista que mantenía correspondencia con camaradas catalanes y desde Barcelona recibía gran cantidad de publicaciones: libros, folletos, periódicos, revistas y diarios que hacía circular entre los trabajadores textiles de la fábrica de La Victoria, siendo expulsado por los gerentes ingleses al tener conocimiento de sus acciones de clase.Young Montoya fue otro luchador libertario responsable de la publicación de EL LIBERTARIO. Carlos Barba, Adalberto Fonken, Alberto Ghiraldo, Ángel Falcón, Antonio Zozzala, Ismael Gacitúa, Gumersindo Calderón, Juan Manuel Carreño, Leopoldo Urmachea, Pedro Biasseti, Carlos Ugarte, Ángel Origgi Galli, Alfredo Baldessari, Santiago Tohmson, Manuel Pedraza, Agustina Aranibar, Miguel Pasquel, Fidel de la Sota, Nicolás Gutarra, Germán Guillinta, Nicanor Alegre,… son muchos los hombres y mujeres, camaradas anarquistas, que desde las ideas y la acción, lucharon contra el capitalismo explotador, pero cuya memoria la historia y los historiadores burgueses formados en universidades burguesas intentan sepultar para inventar otra funcional a los intereses de la burguesía y en contra del proletario y de las masas populares.
PRENSA OBRERA; PRENSA DE CLASE Y ESCLARECIMIENTO

La vieja aristocracia colonial y la burguesía eran clase sociales que a inicios del siglo XX monopolizaban la información periodística controlando la prensa. Diarios como El Comercio, La Prensa y la Crónica respondían al interés de estas clases, desinformando sobre las causas reales de los desórdenes sociales y construyendo un discurso político e ideológico favorable al capitalismo explotador. Pero los camaradas anarquistas también tenían la capacidad intelectual y la fuerza material necesaria para mantener sus propias publicaciones, alternativas y contrarias a la prensa burguesa. Surgió así la Prensa Obrera, en realidad una prensa de clase y de esclarecimiento.

Pedro Pablo Astete y Manuel González de Prada y Ulloa iniciaron la publicación de Los Parias en 1904, alcanzando una tirada de tres mil ejemplares hasta 1909. En sus páginas buscaron difundir las bases ideológicas del anarquismo y la importancia de la organización sindical para forjar luchas y lograr conquistas para el proletariado. El Centro de Estudios Sociales 1º de Mayo inicio en 1907 la publicación de El Oprimido
En 1911 el grupo Luchadores por la Verdad, inicio la publicación de LA PROTESTA, quizás la publicación anarquista más importante realizada en el Perú.

En La Protesta se trataron una diversidad de temas que iban desde las bases ideológicas y programáticas del anarquismo hasta el desenmascaramiento de la política de la burguesía y del Estado. Además difundieron textos de los clásicos como Bakunin, Kropotkin, Malatesta, Anselmo Lorenzo, etc., así como informes editados por la prensa obrera y anarquista de los camaradas españoles-catalanes, madrileños y vascos-, argentinos, italianos, uruguayos y otros. Es decir, a través de sus páginas, sus lectores- la mayoría proletarios- pudieron experimentar un proceso de esclarecimiento ideológico muy elevado, importante para las luchas que luego realizaron. Formalmente se conoce que La Protesta se publicó hasta 1921 pero, posteriormente otras agrupaciones han publicado bajo el mismo nombre diferentes periódicos. (1)
La Federación Obrera Regional Peruana (FORP) inició en 1921 la publicación de El Proletariado. Publicaron en sus paginas Delfín Lévano, Eulogio Otazu, Gumersindo Calderón, Pedro Ulloa, Jesús Farfán, Fausto Posadas y Enrique Paredes, la mayoría reconocidos anarquistas, dirigentes sindicales y lúcidos intelectuales. Esta práctica real del proletariado a través de las publicaciones rompe con los ideales conservadores de la burguesía, que sostiene existen trabajadores manuales y trabajadores intelectuales, afirmación reaccionaria y retrógrada que quedaba superada en la práctica misma por los camaradas anarquistas. Delfín Lévano, por ejemplo, era un obrero panadero que a la vez era redactor en La Protesta y El Proletariado

ARTE PROLETARIO

A. Ormeño Bernales escribió en 1905 (Los Parias Nº 14): “Llegó la hora de romper las vallas/llegó la hora de cambiar de senda/de abandonar las torpes tradiciones/que ignorancia y mentira solo encierran”. En 1901 Miguel Pasquale publico “por caridad, señor, clamo angustiada/tenedme compasión; agonizante/se halla mi padre anciano, en este instante/y no hay lumbre ni pan en mi morada” (La Idea Libre Nº 64). Pietro Ferrari en 1911 publico: “Avanza, avanza; oh, pueblo ya cansado/gente triste y proscrita/para tí, mas fecunda que el arado/rugió la dinamita”. (La Protesta Nº 2). Estos son unos pocos ejemplos de la poesía proletaria y anarquista que se produjo en el Perú a inicios de siglo XX, pero que aun no ha sido suficientemente estudiada por los investigadores e intelectuales de la burguesía, quizá por el temor de reconocer su gran nivel académico a pesar de haber sido escrita fuera de las paredes de las universidades burguesas.

En 1911 los trabajadores de Vitarte formaron el Centro Artístico de Vitarte a iniciativa del camarada Carrera, quien reunió a otros camaradas anarquistas como Fernando Borgas y Nemesio Chevez. Posteriormente Adalberto Fonkén y Noé Salcedo le cambiaron de nombre por el de Centro Artístico Nueve de Enero, fecha en que el obrero Videla murió baleado por la policía durante una huelga. Este centro artístico aglutinó trabajadores de la textil Vitarte, quienes luego de largas jornadas de trabajo (de hasta 16 horas diarias) ensayaban en su estrechos cuartos dentro de la fábrica. Primero representaron El Cristo Moderno pero, en la primera función los actores fueron apresados. El pueblo de Vitarte asistió en forma masiva a esa primera y única función. Libres los trabajadores y con la incorporación de Lino Larrea y Adalberto Benítez se presentaron en Lima, poniendo en escena La Hoguera, siendo catalogados de profesionales por compañías de actores formados teatralmente en centros académicos. También representaron Juan Ose, de Joaquín Dicenta, que termina cuando el trabajador vence al patrón que se insinuaba a la esposa del primero. Eran obras de gran contenido social que representaban la lucha de clases en toda su extensión.

LUCHADORES ANARQUISTAS DE SIEMPRE

Los anarquistas participes de las gloriosas jornadas de lucha por las ocho horas continuaron durante largo tiempo con la trayectoria de sus compañeros de los años 1910 - 1925, manteniendo su ideales y acciones para construir una nueva sociedad libre de las cadenas del salario impuestas por el gran capital y el Estado, que esclavizan a los seres humanos estableciendo entre ellos las categorías de gobernantes y gobernados. Los datos sobre los anarquistas de esos años los hemos obtenido de periódicos, revistas, boletines y recuerdos de compañeros. Extraemos algunos de los nombres de estos magníficos combatientes por la revolución, que a continuación presentamos para que sirvan de ejemplo en la marcha por la redención social. Ellos son, entre muchos otros:

El compañero Víctor Serna, uno de los componentes de la Federación de Zapateros, organización en la que combatió por el establecimiento de las ocho horas. El compañero Serna fue uno de los detenidos por la represión burguesa con motivo de las jornadas por el abaratamiento de las subsistencias en el año 1919, siendo puesto en libertad por presión de las organizaciones proletarias. Posteriormente fue él uno de los fundadores del barrio Leticia, en el cerro San Cristóbal (Rímac). Imbuido de sus ideales libertarios, animaba la organización de este barrio para que sea autogestionario y decía que “no debería haber en él, ni comisaría ni iglesia”; todo esto por el año 1930. Con el tiempo se afincó en Magdalena del Mar, en la octava cuadra del jirón Leoncio Prado, donde trabaja como zapatero en un garaje. Siempre inquieto por las reivindicaciones sociales, organizó un sindicato de inquilinos en Magdalena y también difundía el periódico LA PROTESTA, en el año 1946. Este compañero falleció en el año 1947.

En el año 1973 trabajaron en un grupo libertario de San Martín de Porras varios compañeros, siendo el compañero Benavides el más animoso en su constitución. Este compañero difundía la prensa anarquista, pues él había tenido la casilla del correo de Lima (central); obtuvo la llave del compañeroWenceslao Zavala, que había fallecido en el año 1961. La revista que difundía era TIERRA Y LIBERTAD, de México. Benavides murió en el año 1974.

El grupo de San Martín de Porras tenía como militante al compañero Jacinto Ramírez, quien venia a las reuniones desde Huaraz. Era un compañero muy culto e informado de los ideales anarquistas; él vivía en la Calle Derecha de Huaral; tenía una buena biblioteca anarquista.

También habían compañeros españoles con los que teníamos contactos indirectos, tales como el compañero Axbuque, que era refugiado de la España franquista; él había tenido una actuación expectante en el año de 1934 en la revolución de Asturias contra el estado republicano burgués, habiendo sido sentenciado a muerte, por lo cual fugó a Sudamérica. Este compañero posteriormente fue expulsado del Perú por ser ilegal.

Otro compañero español fue Enrique Díaz, combatiente durante la guerra civil española en la columna de Durruti. Durante el sitio de Madrid luchó en los predios de la Ciudad Universitaria de Madrid; en Lima trabajaba en la cuadra catorce de la avenida de Manco Cápac (La Victoria) en un negocio que él regentaba. De él no se ha sabido más. (2)


Otro que era de la organización era el compañero Bermeo; este compañero nos contaba cómo, mediante una serie de vicios, se había formado la CGTP, traicionando a la organización proletaria de la Federación Regional del Perú cuando los anarquistas eran perseguidos por el gobierno de Leguía. También se guarda recuerdo del compañero Víctor Laysequilla, artesano, sastre, antiguo luchador que por sus actividades anarquistas e ideales fue deportado a la Argentina, teniendo contacto con la F.O.R.A. Posteriormente regresó al país; recibía publicaciones anarquistas que le llegaban de Francia, España y EEUU y que luego él difundía.
Para todos ellos y muchos otros que seria largo mencionar va nuestro homenaje y estas palabras de Manuel González Prada:

Los individuos que defendieron sus ideales, que no se dejaron absorber por la multitud ni gobernar por las autoridades, se levantan y brillan en la historia de los pueblos como bienhechoras columnas de luz en medio de la noche.


ANARQUISTAS EN PIE DE LUCHA.


2004: ¡Continuamos en la lucha!

Notas.

1- De buena fuente sabemos que La Protesta era distribuido aun en 1935 en Pueblo Libre. Hasta 10 años después habían “Círculos Libertarios” que conmemoraban el aniversario del nacimiento y muerte de Manuel González Prada, y en los 50`s/60`s –y mas aun con el “reverdecimiento” que para las ideas anarquistas significó el mayo 68 francés- era común oír hablar de “libertarios” involucrados o bien en la resistencia insurreccional contra el gobierno militar, o bien en las experiencias cooperativistas inauguradas por aquellos años. Todos estos esfuerzos –pequeños si bien significativos- comenzaron a venirse abajo cuando el velascato, en reacción a la huelga policial del 72, anuncio que toleraría la franela del PCP, mas no la ANARQUIA. El golpe del gorila Morales Bermúdez acabo con todo ello….en apariencia.

2- El año 1991 visitamos en su departamento de San Felipe al Dr. Jorge Jurufe, quien –siendo estudiante de medicina en Madrid el año 1936- fue testigo del heroico develamiento del levantamiento militar por las milicias anarcosindicalistas y participo junto a ellas en mas de una campaña. Pronto publicaremos su valiosísimo testimonio. 

en reacción a la huelga policial del 72, anuncio que toleraría la franela del PCP, mas no la ANARQUIA. El golpe del gorila Morales Bermúdez acabo con todo ello….en apariencia.


http://archivo-anarquista.blogspot.com.es/2010_01_08_archive.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada